Ética 2.0

Hoy rechacé un trabajo bastante prometedor. Hice esto porque no comulgo políticamente con la institución que lo encargaba. Cuando conversaba con la persona que me ofrecía el trabajo me decía: “no entiendes nada de política 2.0“, “yo feliz haría un trabajo para X (que es del otro lado), si me lo piden“, etc. El supuesto detrás de esta afirmación es que el trabajo profesional puede abstraerse de las connotaciones e implicancias políticas. También, que en la así llamada “política 2.0” da lo mismo la filiación política, porque, en realidad, ya no hay ideologías. ¿Será cierto eso? ¿Estaré obsoleto en mi pensamiento? ¿Será intrínsecamente neutral el trabajo profesional? Bueno, como en todo, depende del trabajo. Mi mujer, que es médico, no pasa por esas vicisitudes; ella salva vidas, y tiene que hacerlo aunque se trate de un pato malo que viene tajeado de la cárcel y se a violado a qué se yo cuanto(as). El juramento hipocrático resuelve esas dudas filosóficas en favor de la agilidad requerida por los servicios de urgencia. Pero el diseño todo es distinto: aquí no hay nada neutral. Y sobre todo, si se trata de un proyecto para construir visualizaciones a partir de datos estadísticos. ¿Por qué? Porque el diseño construye argumentos y las visualizaciones son herramientas de persuasión política. La narrativa de la visualización corresponde a una lectura dirigida y modelada desde el diseño; el diseño dice qué ver y cómo interpretar los datos. Esconde su carácter político en la aparente neutralidad de los “datos duros” y los moldea para conmover, para resaltar, para denunciar, provocar e, incluso, para hacer aparecer soluciones a los problemas descritos. La visualización y la infografía son artificios (de arte y oficio), por lo tanto, es muy difícil hacerlos desde una desapasionada neutralidad; son demasiado poderosas para desperdiciarlas de esa manera. Lamento no haber podido trabajar en un proyecto de este tipo, pero insisto: había un problema ético y de filiación del cual no me podía hacer cargo. Lamento que haya venido amarrado a una agenda política con la cual no comulgo. ¿Cree Ud. que debería haber tomado el trabajo? ¿Cree Ud. que el diseño profesional es apolítico? o, por el contrario, ¿el que conoce las implicancias políticas del diseño es más profesional? ¿Ser 2.0 es no preocuparse de esto?

16 thoughts on “Ética 2.0

  1. Cuando comencé a leer pensaba que por política te referías a política en cuanto a directrices, no política en cuanto a “presidenciales 2009”.

    Respecto a las últimas preguntas, pensando en las condiciones ideales para tomar un trabajo (ej: no se trata de alguien que necesite con urgencia una pega y puede darse el lujo de elgir sus trabajos), creo que hiciste lo correcto. Como mencionas, en el diseño y en las otras carreras (hasta donde tengo entendido) no existe nada similar al juramento hipocrático, y no por que todo aquél que no sea médico sea alguien sin principios. Es solo que en la salud, no hay tiempo ni lugar para que los principios puedan evitar hacer un trabajo. Hay uan vida que debe ser salvada en ese momento. No voy a transformarme en un criminal por haberle salvado la vida a un violador.

    Para todo el resto de las carreras, sí hay lugar y espacio para poner los principios por delante. No tomaste un trabajo hoy, pero nadie morirá por ello. Llegará otro grupo que llevará a cabo la pega (en el saturado mercado no faltarán), tal vez mejor, tal vez peor, y tu te quedas tranquilo con tu conciencia. Claro que tu tienes esto muy claro, con toda la experiencia que llevas en el cuerpo, quizás no necesites que te lo reafirmen. Pero ya que preguntabas.

    Ahora, tengo alguna idea del tipo de trabajo que era por lo que mencionas, pero no del todo clara. Mencionas en algún momento estadísticas, y mencionas que no te gustaba la idea de participar en la construcción de un mensaje al que te opones políticamente (o eso es lo que te entendí). ¿Pero que no que las estadísticas son datos duros y que no deberían dar lugar a dobles lecturas o manipulaciones?. Eso no me quedó claro.

    De ser así, estadísticas mostradas a convenciencia, más aguda aún tu decisión: Si hubieses hecho el trabajo, y si hubieses realizado un trabajo perfecto; hubieses ayudado a esparcir una idea a la que te opones y quizás incluso hubieses ayudado a convencer y convertir a personas con esa idea…

    Distintas personas disponen de distintos principios, pero soy de los que también creen que las convicciones personales van antes que la plata.

    Gracias por contar al experiencia, comentaba para que sepas que igual se lee este blog.

    Saludos.

  2. Tienes toda la razón Amigo, las visualizaciones son herramientas políticas de persuación e interpretan la realidad desde un perspectiva de cómo entiende el mundo el que las hace y difunde. Jamás serán independientes.
    Nos das una gran lección ética y de independencia, no desde una mirada política si no desde nuestro oficio y el valor de mantenerse independientes y poder interpretar la realidad con argumentos sólidos.
    La lección es no caer en la tentación aún cuando nos piden lo que más hemos querido hacer.
    Un abrazo, eres un enorme ser humano, enorme Diseñador!
    Jorge

  3. pienso que tal vez no fue la mejor decisión en todos sus aspectos, yo me considero una persona apolítica y sería capaz de trabajar con cualquiera de los candidatos siempre y cuando mis ideas sean respetadas desde el punto de que mi trabajo es para las personas, el cliente del cliente y no para hacer ver a un presidenciable mejor de lo que es… eso es publicidad, “la publicidad miente, el diseño es honesto” y desde la honestidad podrías a ver hecho un trabajo más transparente para comunicar datos con la verdad, con todas las trabas que eso implica (tal vez se perdió una oportunidad para cambiar la forma de diseñar campañas políticas, que son pésimas y de mal gusto a mi parecer), ahora siempre están los principios detrás y es ahí donde si creo que fue una buena decisión.

    saludos

    es.

  4. Es cierto que el diseño posee un gran potencial persuasivo y es muy fácil manejar la percepción y abstracción visual. Quien venda o pague diseño manipulado carece de ética profesional.

    Además, no olvidemos lo siguiente:

    Si pongo dos copas ante sus ojos, una es de oro macizo y diamantes, la otra de vidrio límpido como el cristal. Sabré si son expertos en vino o no cuando eligan en cual catar.

    El ignorante elegirá la copa de oro y diamantes, en cambio, los aficionados a las cosechas finas se inclinarán por la de cristal, dado que en ella todo está calculado para revelar su contenido.

    El mejor diseño es como una copa de cristal, es aquel que es transparente y humilde, aquel que deja ver el contenido, sin alterar su percepción.

    […] Fuente: “La copa de cristal o la impresión debe ser invisible” (The Crystal Globet, ensayo de Beatrice Warde) […]

  5. Negar un trabajo por una postura política es más que entendible y respetable, sin embargo mantenerse neutral en nuestro trabajo y no mezclarlo con nuestra vida personal es aún mejor. No alterar la persuación según nuestras preferencias políticas es lo éticamente correcto.

    En ese sentido, si soy siempre neutral y transparente, no me molestaría hacer un sitio para RN o la Concertación, o hacer un sitio para Colo-Colo o la U de Chile.

    Hacer un trabajo para el otro bando no lo consideraría poco ético, siempre y cuando hagamos bien nuestra pega… (ahí se relaciona el comentario anterior)

  6. Estimado Herbert:
    Las acciones son nuestros reflejos, no las palabras. La libertad está en esas acciones.
    Eres libre de regir tu oficio según tus ideales. Gracias a Dios que puedes declarar públicamente tu conflicto, pues hubo tiempos en que esto era peligroso. Lo moderno como lo apolítico no es más que una charada. Igual a ese añejo y falso discurso oficial que culpaba a la sociedad del quiebre institucional por haberse vuelto “demasiado politizada”.
    Una politización que no parece darles problemas cuando se trata de imponer sus valores por sobre los de los demás. Sólo basta recordar los supuestos conflictos éticos que algunos políticos argumentaron al rechazar los instructivos del ministerio de salud sobre la píldora del día después. Aquí si era válido el que alcaldes y médicos tuvieran libertad de disponer o no sobre diferentes métodos anticonceptivos, en perjuicio de la libertad de la sociedad al acceso de estos recursos. La ideologización de estas personas fue muy defendida y para nada objetada por algunos estamentos políticos.
    Pero en el fondo se agradece, ya que dichas acciones dijeron más de ellos que sus pueriles discursos supuestamente progresistas y liberales.

    Saludos.

  7. A veces uno se olvida que, en lo irreductible de la palabra, todos somos por naturaleza políticos.
    No tengo idea de tus ideas políticas, pero es bastante saludable leer que a algunos todavía se inquietan cuando lo profesional se contrapone a las convicciones, más aun cuando parece que todo tiene precio.

    Un saludo, y una cita al respecto:

    “El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”

  8. Estimado,

    Tus comentarios me hacen recordar las cátedras de universidad en donde nos hablaban de responsabilidad social, pero que en la práctica nunca vi en mis profesores ni colegas, no tanto por una maldad sino porque muy pocos se encuentran en una posición fácil para rechazar un trabajo por sus convicciones debido a las responsabilidades económicas propias. Ojala todos pudiéramos –aunque en teoría si podemos– tener la libertad de tomar decisiones que sean dictadas por nuestra ética y no la supervivencia en esta sociedad como muchas veces ocurre.

    Sobre el hacer o no un trabajo debido a los propios principios creo que ni siquiera debe someterse a cuestionamiento el hecho de que deben seguirse los propios valores humanos. Pero claro, es mas fácil decirlo que hacerlo, muchos se quedan solo en la teoría de las palabras, por lo que te felicito enormemente.

    Finalmente, no puedo dejar de notar lo que dices sobre la neutralidad del diseño, aplicado a la política en este caso. Sobre datos que son comúnmente percibidos como duros pero que finalmente son utilizados perversamente no puede darme más que escalofríos.

  9. Yo creo que debe ser un principio personal el no realizar ningun tipo de trabajo que no comulgue con tus ideas y mucho menos cuando consideras que va a tener un impácto negativo en el mundo.

    Y es muy válido que esa consideración sea medida con el mayor grado de subjetividad posible.

    La fuerza persuasiva del diseño es innegable asi que tu abstención es respetada.

    Saludos

  10. Yo tengo en mi interior un alma anárquica que no mira, de buenas a primeras, con buenos ojos la democracia en la que vivimos, ni cómo funcionan las empresas, etc. No se si has cambiado mucho en los últimos 20 años, pero según lo que te conozco, estarías, un poco como yo, en desacuerdo con casi todos los clientes potenciales que pudieran permitirte sobrevivir económicamente, sólo que en el caso de un candidato o un sector político las diferencias son más obvias.
    slds

  11. Estimado:

    Sin duda que tomaste una muy buena decisión. El término de “hacer una pega porque se necesita hacerla, o por el apuro”, jamás será una escusa para venderse a proyectos en los cuales no se comparte para nada un ideal de vida, ya que siempre, a mi parecer, cuando las personas somos sinceras, apasionadas y coherentes no sólo con lo que pensamos, sino que en cómo vivimos eso que pensamos, nunca nos faltará qué hacer o “la pega”, como dicen.
    Ser apolítico es un término egoísta, ególatra y oportunista. No “mojarse el potito” con ninguna postura política, sean todavía existentes los partidos o cuanta mugre hay, es sólo la demostración de los niveles más bajos de ignorancia y de pensamiento. No entiendo cómo existe gente así, dentro de su burbuja y sólo atisbando la realidad desde un esnorkel.
    Gracias por permitir expresar mi opinión y felicidades por tu postura.

Responder a Andrés Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público.